中文 | English

Inicio > Relaciones entre China y los Países Latinoamericanos y Caribeños
ENTREVISTA: Reducción de pobreza en China demuestra éxito de su sistema político, afirma experto brasileño
Xinhua
2020/09/17

  La reducción de la pobreza en China demuestra el éxito de su sistema político y la importancia de la continuidad en las políticas estatales, lo que debe servir de ejemplo en los esfuerzos para la lucha contra la pobreza y para la inclusión social en América Latina, evaluó el experto brasileño Evandro Menezes de Carvalho.

  El profesor de derecho internacional de la Fundación Getulio Vargas señaló en entrevista vía electrónica con Xinhua que un buen gobierno se caracteriza por su capacidad de promover la justicia social, lo que a su vez tiene como condición el fin de la pobreza.

  "Este es el criterio más alto del buen gobierno. Por lo tanto, la reducción de la pobreza en China demuestra el éxito de su sistema político. Este es un hecho indiscutible", afirmó el docente.

  Menezes de Carvalho sostuvo que el aspecto "central de este éxito", es que debido a las características institucionales del país, los gobiernos de China mantienen ciertas políticas estatales que se han aplicado desde al menos el comienzo de la política de reforma y apertura, es decir, "no hay discontinuidades como se ve a menudo en las democracias occidentales".

  "Contrariamente a lo que creen las prescripciones liberales, la reducción de la pobreza tiene un efecto positivo inmediato en la economía nacional, al incluir a más personas en el mercado", agregó el entrevistado.

  Durante siete años consecutivos, China ha sacado de la pobreza a más de 10 millones de personas anualmente, y más de 93 millones de habitantes de zonas rurales del país asiático salieron de la pobreza entre 2013 y 2019.

  China ha fijado la meta de eliminar la pobreza absoluta en 2020 y completar la construcción de una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos.

  A pesar del impacto adverso causado por la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), el país asiático ha seguido adelante este año con los esfuerzos para luchar contra la pobreza.

  El académico brasileño destacó que esa política no se limita a la dimensión económica, puesto que se adoptan además una serie de medidas para mejorar las condiciones de vida de esas personas, mediante mejoras a la infraestructura de las ciudades y regiones en que viven, así como otras iniciativas en las esferas de la salud y la educación.

  "La reducción de la pobreza en China va acompañada de un aumento de la clase media del país. China tiene un creciente mercado de consumidores ansiosos por nuevos y mejores productos. En este sentido, China tiende a importar más productos extranjeros y también es un mercado prometedor para las empresas extranjeras que quieren invertir allí", añadió.

  El aumento de la infraestructura del país era la condición para promover el desarrollo económico en varias regiones del país.

  "La conexión a través de carreteras, ferrocarriles, tecnología, etcétera, ha creado un dinamismo económico que ha generado nuevas oportunidades para las personas", dijo el académico.

  "Además, la inversión del gobierno chino en la educación del pueblo y en las condiciones de salud, les dio las condiciones para entrar en el mercado con una fuerza de trabajo mejor adaptada a los nuevos tiempos", complementó.

  El experto expuso que no sólo se luchó contra la pobreza material, sino también contra la pobreza cultural y la precariedad del bienestar personal.

  "El actual gobierno de China ha desempeñado un papel decisivo en la consecución de este objetivo de erradicación de la pobreza y por ello será un hito en la historia del país", consideró el profesor.

  Para Menezes de Carvalho, no cabe duda de que las experiencias de China en materia de reducción de la pobreza pueden contribuir a los esfuerzos por combatir esta condición en América Latina.

  A pesar de las diferentes características de cada país, siempre hay lecciones útiles que aprender de cada experiencia exitosa, según el parecer del entrevistado.

  Sostuvo que Brasil ya ha tenido una política de erradicación de la pobreza "muy eficiente" durante los gobiernos de los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) y Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

  "El gobierno de Lula logró sacar a Brasil del mapa del hambre de la ONU (Naciones Unidas). Hoy, por desgracia, está en peligro de volver", lamentó el especialista.

  La apertura a las experiencias de lucha contra la pobreza en otros países e incluso en gobiernos anteriores exige una apertura al diálogo y es necesario que los gobiernos de América Latina apliquen políticas de inclusión social más amplias, según la consideración del entrevistado.

  "Los problemas sociales de la región no se limitan a los relacionados con la pobreza, por ejemplo, porque también entrañan el tráfico de drogas y el control de zonas por parte de las milicias (paramilitares) en las zonas pobres de esos países. Esta es una realidad que China, afortunadamente, no conoce", mencionó Menezes de Carvalho.

Para sus Amigos:   
Imprimir